El poder de la sonrisa

Es la hora del espectáculo, momento de actuar. Sales al escenario y diriges tu mirada al público. Ya nada es lo mismo.

Encuentras a la gente colocada en su asiento, separados unos de otros. Miras sus caras y las ves reducidas a dos ojos que te observan con curiosidad. 

Comienzas la actuación y te das cuenta de que algo falta: la sonrisa.

Vivimos momentos de incertidumbre y miedo. La situación cambia cada día. Tenemos que adaptarnos en poco tiempo a nuevas normas y costumbres. 

Y, dentro de toda esta vorágine en la que estamos inmersos, las risas han quedado ocultas y apagadas tras un trozo de tela o papel.

“Ahora cuentas un chiste y no sabes si a la gente le hizo gracia” 

Para los actores no es fácil. La sonrisas son indicadores imprescindibles en nuestros espectáculos. Permiten saber si estamos conectando con el público, si gusta lo que hacemos o tenemos que ir por otro camino. 

Necesitamos ver y oír la reacción de la gente. Necesitamos el premio de la risa. Sin olvidar el sonido de la carcajada y su capacidad de contagiar.

De ahí que tengamos que desarrollar otras habilidades para averiguar si estamos llegando a los espectadores. 

Intuir lo que sienten a través de los ojos. Percibir sus emociones de manera diferente. 

“En mi espectáculo vi una señora secándose las lágrimas y le dije en broma:  “Esto es tristísimo, no se si llorar de risa o de pena”. La gente se reía a carcajadas y asentía con la cabeza.  Mientras tanto se me escapaba una lagrima a mi, pero no de risa.

Adrian Conde

La risa trae alegría, la alegría lleva al buen humor. Dicen incluso que estar alegre es bueno para la salud. Es momento de alimentar esa alegría. Dejar de lado las tensiones y soltar la emoción.

Por esa razón, los programadores y los artistas estamos poniendo todo el empeño para que los espectáculos puedan llegar de nuevo al público, sin perder la calidad ni la fuerza de los mismos. 

“Tratamos de hacer que la gente vuelva a soñar, transportándola a un lugar seguro para que disfrute de momentos únicos e inolvidables”.

Al mismo tiempo el público está respondiendo en todos los sentidos: afluencia, orden, respeto y sobre todo ganas de disfrutar.

“Los artistas agradecemos su esfuerzo por adaptarse a la nueva situación”.

Dice Andreu Buenafuente que “irse a la cama reído es de lo mejor que hay”.

Y nosotros añadimos “y riamos y riamos hasta que nos hartamos”.

Por último, nos gustaría lanzar un mensaje de tranquilidad para todos los que deseen acercarse a nuestros espectáculos, ya que la seguridad está garantizada.

Y hoy, más que nunca, necesitamos hacer reír, algo que está en nuestras manos.

Artículos relacionados

Espectáculos en la Nueva Normalidad

Desde que empezó la nueva normalidad hemos realizado 32 espectáculos familiares y la experiencia está siendo…

Leer más

Guía para espectáculos de Artes de Calle

Debido a la situación actual, muchos artistas han tenido que adaptar sus representaciones para poder seguir actuando y deleitando al público, sin…

Leer más

Trae tu silla

¿Buscas una solución para colocar las sillas en los espectáculos al aire libre?

Si ponerlas de 1 en 1 no te convence,…

Leer más

Únete a la conversación

Buscar
Size
Price

Comparar listados

Comparar
Abrir chat